BODAS EN TIEMPOS DE PANDEMIA

BODAS EN TIEMPOS DE PANDEMIA
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

¿Cómo afectan a los novios e invitados las nuevas normas que regulan las bodas? ¿Qué podemos hacer y como?

Las normas que rigen las bodas en la «nueva normalidad» tras los rebrotes de Covid-19 de este verano han cambiado para siempre el estilo de las celebraciones. Mientras muchas parejas han optado por retrasar su enlace y posponerlo a 2021 o fechas posteriores, otras han seguido adelante con sus planes. Aunque muchos de ellos se han visto trastocados por completo ante la nueva normativa que impera en Andalucía y de forma similar en otras comunidades autónomas.

En resumen, ahora las bodas no pueden ser de más de 100 invitados (si se celebra en un local cerrado) y 150 si es al aire libre. Las mesas no pueden superar los 10 invitados y a las 01.00 horas debe terminar la celebración, que tampoco permite la barra libre.

¿Casarse o esperar? «No hay una respuesta válida para todos, pero lo que está claro es que el amor siempre se puede celebrar. Por eso, no tengáis miedo a adaptaros y ser flexibles. Si queréis casaros, hacedlo. Siempre cuidando de vosotros y de los demás y cumpliendo las medidas sanitarias. Pero ¿son necesarios 200 invitados? ¿Y una barra libre hasta las 5? Si es lo que queréis de verdad, es mejor esperar y ser cautos. Pero si preferís vivirlo de forma más íntima, nosotros os decimos : Adelante».

¿Qué supone celebra una boda con las normas actuales para los novios e invitados? Conociendo el estilo de las bodas españolas, analizamos cómo el Covid-19 ha cambiado de forma drástica las celebraciones y el espíritu de los enlaces.

Cómo afecta a los novios

Menos invitados

Listas de invitados mucho más cortas. Como hemos indicado, ahora podrán invitar a un máximo de 100 o 150 personas según el lugar que hayan elegido. Deberán recortar su lista si tenían pensado hacer una boda más grande. Eso conlleva dejar fuera seres queridos y amigos que quizá querían tener en ese día tan especial.

Menos testigos del ‘Sí, quiero’

Menos asistentes al momento más especial. Cuando los novios se dan el ‘Sí, quiero’, el número de invitados también se ha rebajado sensiblemente para ceñirse al aforo permitido de la iglesia, del juzgado o espacio en el que se realice. Esto hace que los novios tengan que hacer dos tipos de invitaciones. Una para los más cercanos que podrán ser testigos de cómo se juran amor eterno y otra para el resto de invitados, que irán directamente al convite.

Mascarillas para el recuerdo

Fotos de la boda con mascarilla. En el futuro nos parecerá curioso ver las imágenes de las celebraciones y enlaces en las que los invitados y los novios aparecen con las mascarillas correspondientes. Si bien la pareja podrá hacer su sesión de fotos habitual sin mascarilla, para poder moverse por el lugar del enlace deberán llevarla puesta según normativa. Por tanto, serán muchas las instantáneas en las que aparezcan con ellas.

Ahora los novios tienen que preparar un detalle más para sus looks. Mascarillas a juego con el vestido de novia y el traje de chaqueta o chaqué del novio. Habitualmente quieren mascarillas especiales, del mismo tejido que han elegido o con uno diferente y personalizado.

Sin contacto humano

Una boda sin besos ni abrazos. El beso de los novios no lo vamos a perder, pero sí que perderemos los tradicionales y cariñosos saludos con familia y amigos tras el enlace. Los novios deberán saludar a sus invitados manteniendo la distancia de seguridad y procurando lavarse las manos o utilizar gel hidroalcohólico de forma constante.

Detalles anti Covid-19 en la boda

Ahora sienten que deben tener detalles de carácter higiénico y protector con los invitados. Es habitual que regalen mascarillas o gel hidroalcohólico, muchos optan por alternativas solidarias de este tipo.

Sin barra libre

Es uno de los grandes atractivos de las bodas. Después de la comida o cena, que siempre suele ser copiosa y abundante, lo que apetece es saltar a la pista para bailar y celebrar con los novios. Pero ahora no se puede disfrutar de este momento que suele suceder después del primer baile de la pareja. Durante la barra libre se baila, se charla con los invitados y es un más que probable foco de contagio.

Los novios que quieran bodas pequeñas, íntimas y tranquilas no verán sus planes muy trastocados. Podrán celebrar la boda que imaginaban solo adaptándose en algunas de las normas especificadas.

Cómo afecta a los invitados

Mesas más pequeñas

Las mesas imperiales (largas y con muchos invitados) que estaban tan de moda justo antes de que llegase la pandemia han desaparecido por completo. Ahora no encontrarás más de 8 o 10 invitados sentados. Con ellos tienen que mantener las mismas normas de seguridad que en un bar o restaurante. Es decir, mascarilla puesta hasta el momento de comer y beber. Mientras no se hace, debe colocarse de nuevo.

Poca movilidad

Antes era habitual que los invitados se levantaran de la mesa para saludar a otros invitados o a los novios. Ahora no se pueden mover de sus mesas ni relacionarse con otros invitados durante la cena o comida.

¿Y en el cocktail previo? Durante los aperitivos deben mantener la distancia de seguridad y lo que consumirán será todo individualizado o servido por los profesionales. Decimos adiós a los buffets de quesos, sushi o cualquier otra comida en los que tú mismo te servías tus preferidos libremente.

Menos fiesta

La norma que regula el fin de la barra libre y las 01 horas como momento de terminar la boda hace que la celebración esté mucho más limitada. Las bodas que se celebren por la tarde tendrán un horario muy justo para poder dar la cena y poco más. En el caso de las bodas que tengan lugar en horario de mañana, sí que tendrán toda la tarde para poder celebrarlo, eso sí, sirviendo las bebidas en las mesas y no permitiendo que los invitados se levanten para ni para bailar o alternar. Este es uno de los cambios más drásticos. No se entienden las bodas sin la barra libre, sin los bailes, sin las congas…